CONSUMIENDO CONSUMO

Charlene Elizabeth Beltimore

Foto: Charlene Elizabeth Beltimore

Sentado en un sillón con el control en la mano da la enésima vuelta del zapping que no puede dejar pasar el tiempo, en el alta voz del celular habla con su madre que hace dos semanas no ve (vive a tres cuadras), está pendiente de otro mensaje. El televisor sigue vendiendo artefactos de descartes, sexo, drogas  legales, alcohol, noticias del fin del mundo, futbol, cuerpos perfectos adaptados a los tiempos, autos,  religiones de dioses que parecen ser el mismo, vidas que no pretende vivir, violencia, muerte y gente buena que intenta salvar el mundo de los que no consumen lo que ellos quiere…en el facebook le acaba de llegar un mensaje profundo de alguien que no conoce “Hola”. Contesta “Hola”. Es un consumidor de la sociedad consumista que vende lo que él mismo quiere ser sin dejarlo pensar lo que quiero ser… ¡Wau! El trabalenguas del consumo corre mientras intento escribir este prólogo de lo que no quiero formar, pero indefectiblemente somos parte de esta histórica sociedad de consumo. Las antiguas civilizaciones consumían  religiones, el poder de los dioses emanados de la naturaleza, las manipulaciones de sacerdotes y reyes costaban vidas en la productividad de pirámides, templos, castillos, cruzadas, inquisiciones, placeres, conquistas, artes de las vorágines envueltas por la eternidad de nuestros días. ¿Es la metamorfosis de la evolución de lo que estamos hablando?… Así llegamos a la producción en masa con los nuevos dioses del mercantilismo, con la natural apropiación de la esclavitud, del sometimiento de vivir para trabajar y no trabajar para vivir. La comunicación, el capitalismo furtivo y las sociedades fanáticas, la tormenta informativa donde nos hemos consumido la PAZ de vivir, el poder sentir sin miedo es una excentricidad, una rareza, una debilidad, una soga al cuello del materialista vértigo que nos deja inocuos y vacíos. Esto está hecho con sumo respeto, con sumo anhelo de que sirva poder mirarnos a los ojos para poder mirar la extensión del mar y la esperanza del horizonte. Para que sea un cachetazo esta muestra de tu consumo…

Como dijo Manu “Si la tierra tiembla será junto a ti. Sí la tierra tiembla nadie se va a salvar.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: