de libro “La poesía que tenía olvidada ahora enramada en las prosas de algun cuento”

Descalzo tomo el whiskey sin hielo paseando los ojos en la mirada de la nada. La piedra ha caído al estanque de agua turbia y en el silencio donde se asienta la calma, una puerta sin el país de las maravillas pero con el presupuesto de las aventuras “de los pibes sin calma”. Una amiga en pupilas de cielo ha perdido su valija en el puerto, una casa de artistas medios hippies no pone pausa en la comunidad y comienza a pintar. Una lágrima al ayer, una temprana mañana del revés tirada en el colchón. La sombra del árbol matutino desde un cuarto desnudo.
“Woman” de John Lennon suena en la radio. La lluvia ahora es intensa, consumadamente afrodisíaca, la valija está vacía. Un trueno hace temblar la casa, el sol le guiña al crepúsculo. Niños juegan bajo la lluvia entrando y saliendo debajo de un techo. El caos, la tormenta, la naturaleza ríe con ellos. Los disfruto así como la algarabía de los gorriones que también juegan el mismo juego. La lluvia se detiene. Vuelvo sobre mis pasos dejando la puerta abierta, llego al cuarto, la observo agarrada de la almohada bajo la ventana entre abierta. La sábana hasta la cintura y su espalda desnuda me llaman, me tientan a la satisfacción de lentamente entremezclarnos al coito. La música de la pausada lluvia ha vuelto a comenzar.

Maximiliano García
pintura del señor Mauricio Paz

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: